Una madre católica ha sido impedida por el Tribunal Supremo de Gibraltar de bautizar a su hijo luego de que el padre ateísta del niño se opuso al procedimiento.

El caso incluye a un niño de padres no casados, a quien nos referiremos simplemente como “C”, que nació en el 2012 en Gibraltar. Sin embargo, la relación terminó y los padres del niño se separaron en el 2015. El padre del niño tenía puntos de vista que entraban directamente en conflicto con los de su ex pareja.

Juez Pusine Christopher Butler, a su juicio, describió las opiniones del padre en la religión como “claras”. “Él es vehementemente anti-religioso y cree que la religión ha sido responsable de una gran cantidad de daño”, dijo. La madre de C, sin embargo, es católica romana, alguien para quien “la religión es de gran importancia.”

El asunto llegó primero a la corte el 22 de abril debido a que la madre había dispuesto, “sin previo aviso o consulta con el padre“, que C sería bautizado. Ella había intentado buscar consejo legal porque estaba “preocupado acerca de si sus acciones fueron correctas y legales.”

Los puntos de vista anti-religiosos del padre lo llevaron a oponerse a su plan y solicitar una orden de restricción que el juez concedió con carácter provisional. La posición central del padre es que “nadie debería decidir por su hijo hasta que él tenga edad suficiente para decidir por sí mismo cuál religión, si acaso alguna, desea adoptar y seguir.

A pesar de que el padre reconoce que C se vería influenciado por las creencias y tradiciones de su familia materna, insistió en que “el bautismo y la entrada de ese modo formal con respecto a una fe en particular no deben llevarse a cabo sin el consentimiento y deseo informado de C a una edad en la que él puede entender correctamente lo está sucediendo.

Significativamente, aunque el padre se opuso al bautismo, no hizo ninguna petición adicional sobre restringir cualquier otro tipo de influencia religiosa en la vida de C.

El argumento de la madre, por el contrario, era que C sea bautizado “ya que va de acuerdo con las creencias fuertemente arraigadas de su familia, incluyendo a sí misma.” Además, se destacó que C asiste a una escuela cristiana del estado y que pronto estará en otra escuela también cristiana del estado. Al bloquear el bautismo de su hijo, la madre pensó que C “se sentiría excluido de las tradiciones y diferente de sus medio hermanos, familiares, amigos y tradiciones escolares si no está bautizado.

La decisión del juez Christopher Butler era que no creía que C “pueda sufrir daño grave alguno si es bautizado en esta etapa o no.”

El juez concluyó que, sin embargo, era un asunto importante que tendría repercusiones para la visión que el niño tenga del mundo: “Se puede pensar que el bautismo en estas circunstancias haría poca diferencia. No estoy de acuerdo. Equivaldría a la aceptación total de las creencias de la madre en exclusión de las del padre, o al menos sería lo que parece a él. Creo, por lo tanto, que él tomaría mal el bautismo. Él tiene la visión legítima que, si bien no se interpondrá en la participación de C en el cristianismo practicado por la madre y su familia, C no debe sentirse que, cuando se trata de tomar sus propias decisiones, estas ya le fueron hechas. Estará menos abierto a otras alternativas, incluidas las opiniones de su padre. El chico podría sentir que, al haber sido bautizado, estaría rechazando la fe elegida para él en lugar de simplemente haber elegido no seguir el ejemplo de su familia materna.

El Honorable Butler hizo hincapié en que esta conclusión “no debe considerarse aplicable para todos los casos o incluso como punto de partida”, añadiendo que “habrá consideraciones caleidoscópicas en cada caso.”

El análisis del juez concluyó: “El derecho del niño a ser libre mientras se desarrolla para tomar sus propias decisiones está sujeto al derecho y obligación que tienen los que poseen la responsabilidad parental de tomar decisiones por él hasta que pueda escoger por sí mismo. Donde hay un conflicto entre las opiniones de padres separados u otras personas con responsabilidad parental, la Corte debe actuar como padre razonable judicial e imparcial. Mi opinión en este caso es que el niño será más feliz sabiendo que los puntos de vista de ninguno de los padres han prevalecido sobre él y que ambos padres son tolerantes entre sí hasta que pueda tomar su propia decisión.

El juez Butler ordenó que a la madre se le prohíba hacer o permitir que C sea bautizado sin el consentimiento por escrito del padre o hasta nueva orden de la Corte.

La madre estuvo representada por Jeevan Daswani, el padre por Claire Pizarello.

Lee la sentencia completa en su versión original: E v B; RE C (PROHIBITED STEPS ORDER; BAPTISM OF CHILD)

Artículo original: “Catholic Mother Stopped By Court From Baptising Child After Atheist Father Objects

Anuncios